- Publicidad -spot_img
17.6 C
Barranca
ACTUALIDADLocalesEl trágico destino de un humilde padre de familia y la lucha...

El trágico destino de un humilde padre de familia y la lucha por el futuro de sus hijos

Fausto Eugenio Valenzuela Libias, un humilde padre de familia, quien, durante la pandemia vendía mascarillas al costado del Hotel Chavín junto a sus cuatro hijos, cambió de rubro y se dedicó a vender helados, pero lamentablemente fue atropellado y quedó en coma, al parecer no despertaría nunca más.

- Publicidad-

|ETC.PE|: Fausto Eugenio Valenzuela Libias, padre de familia que sufrió accidente con su triciclo heladero, podría no despertar nunca más. Ayer, el médico informó a la familia que, el daño cerebral que sufrió es irreversible, y la tragedia es inminente.

Como se recuerda, el pasado 9 de mayo, Fausto Valenzuela iba en su triciclo heladero cuando fue embestido por una motocicleta conducida por Víctor Bazalar Mejía, un joven de 26 años quien admitió desconocer los límites de velocidad en zona urbana.

Valenzuela Libias de 59 años de edad vivía solo con sus cuatro hijos, ahora desamparados, quedaron bajo el cuidado de su sobrino político, Yony Morales.

“Su madre los abandonó hace 5 años, y desde entonces mi tío Fausto es padre y madre para ellos, pero ahora que él está en cuidados intensivos, los niños llegaron a mi casa porque no tenían quién los cuide”, nos dijo el señor Morales, sobrino de Fausto.

TE PUEDE INTERESAR: Motociclista fallece tras impactar su vehículo contra camioneta

Jony Morales, con el peso de la responsabilidad familiar sobre sus hombros, enfrenta un futuro incierto para los menores. La ausencia del amoroso padre y la sombra de la pobreza se ciernen sobre ellos, en un panorama desolador.

- Publicidad -

Los niños desconocen la triste noticia de que la situación de su padre es irreversible. Fausto Valenzuela padecía principios de anemia, muestra de las privaciones que soportaba para cuidar a sus hijos.

La solidaridad y el apoyo comunitario son fundamentales para ayudar a la familia Valenzuela a superar los desafíos que se avecinan.

El corazón de Fausto Valenzuela sigue latiendo, y en su agonía, nos recuerda la fragilidad de la vida y la importancia de valorar cada momento. Su historia nos invita a reflexionar sobre nuestras prioridades, a valorar a nuestros seres queridos y a luchar por un mundo en el que nadie tenga que enfrentar la adversidad en soledad.

Fausto y sus hijos nos necesitan. La pregunta es: ¿estamos dispuestos a responder a su llamado?

Este es el número celular (Yape) del señor Miniamin Yony Morales Neire, 923 607 353, todo granito de arena suma.

Por: Yofré López

- Publicidad -
Actualizar nuestro contenido demanda tiempo y dedicación. ¿Te animarías a colaborar para seguir avanzando juntos?spot_img

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Suscríbete hoy

OBTENGA ACCESO COMPLETO EXCLUSIVO A CONTENIDO PREMIUM

APOYAR EL PERIODISMO SIN FINES DE LUCRO

ANÁLISIS EXPERTOS Y TENDENCIAS EMERGENTES EN COPA PERÚ

RADIO EN VIVO, REVISTA DIGITAL Y MUCHO MÁS

Obtenga acceso ilimitado a nuestro contenido EXCLUSIVO y a nuestro archivo de historias de suscriptores.

Contenidos exclusivos

- Publicidad -Diario Etcetera Barranca

Últimos artículos

- Publicidad -Vidrieria Las Gardenias

Más artículos

- Publicidad -